This post is also available in: enEnglish

En un informe publicado el 10 de octubre del 2018, la Junta de Estabilidad Financiera, una junta asesora de la organización del G20, concluyó que las criptomonedas deben ser monitoreadas y pueden representar una amenaza para la estabilidad financiera mundial.

La FSB Emite un Informe Sobre los Mercados de Activos Criptográficos

Los activos criptográficos, como el bitcoin, actualmente no representan una amenaza para la estabilidad financiera, pero el monitoreo es necesario junto con una posible acción para proteger a los consumidores, dijo la Junta Global de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés). El consejo también publicó una declaración adjunta a lo largo del informe, sobre el mercado de la moneda digital en rápida evolución.

Según Reuters, el grupo internacional es responsable de coordinar las regulaciones financieras de veinte de las economías más grandes del planeta, conocidas como el G20. El informe es un paso adelante de un informe anterior publicado en julio por parte de la FSB, cuando la junta concluyó que las criptomonedas representaban una amenaza limitada para la estabilidad financiera mundial. En el informe, el comité no recomendó ningún curso de acción específico para que los estados miembros lo tomen.

El informe del 10 de octubre toma un tono completamente diferente, y la organización advierte sobre los riesgos que conllevan las criptomonedas. En el informe de 17 páginas, la FSB concluyó que, debido al tamaño limitado del mercado, los activos de cifrado no representan un riesgo importante para la estabilidad financiera mundial “en este momento”. Sin embargo, la junta agregó que se necesita un “monitoreo vigilante” A la luz de la velocidad de desarrollo del mercado.

El Mercado de las Criptomonedas Está Plagado de Riesgos, Concluye la FSB

El informe de la FSB incluye una evaluación de los principales riesgos presentes en los cripto-activos y sus mercados, como la baja liquidez, el uso del apalancamiento, los riesgos del mercado referentes a la volatilidad y los riesgos operativos.

“Sobre la base de estas características, los activos criptográficos carecen de los atributos clave de las monedas soberanas y no sirven como un medio de pago común, un depósito estable de valor o una unidad de cuenta principal”, señala el informe.

Si las criptomonedas se entrecruzan más con los sistemas financieros globales y logran una adopción mayoritaria como medio de pago, esos riesgos podrían afectar en el futuro a la estabilidad financiera mundial.

El informe confirmó una evaluación inicial que la FSB le entregó a los ministros de finanzas del G20 y a los gobernadores de los bancos centrales en marzo que no había suficiente consenso para las reglas globales, dados los diferentes enfoques que se toman a nivel nacional.