This post is also available in: enEnglish

Hablando en el Fondo Monetario Internacional y en la Reunión Anual de los Bancos Mundiales el 11 de octubre, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, declaró que la tecnología blockchain tiene un “gran potencial” y que los bancos deberían seguir el ritmo de la disruptiva innovación.

Kim notó que las cadenas de bloques ayudan a reducir la corrupción mediante su contabilidad transparente e inmutable. Además, abordó la importancia de combatir la pobreza al mismo tiempo que impulsa la economía y crea empleos, a los cuales  los sectores de big data como la blockchain y AI prometen en los mercados emergentes. Para Kim, la adopción tecnológica es el único método para protegerse de las garras de la corrupción, mientras que el despliegue oportuno de innovaciones tecnológicas en el mundo puede ayudar a “saltar” las generaciones de malas prácticas.

Kim notó la primera emisión de un bono basado en la blockchain por parte del Banco Mundial en agosto del 2018, un experimento en el que el banco recaudó 73,6 millones de dólares para probar una estrategia de emisión de bonos automatizada. Sobre la base de resultados prometedores, agregó que los sistemas de contabilidad distribuida tienen un “enorme potencial”, considerando que el bono australiano fue creado, asignado, administrado y transferido utilizando solo la tecnología blockchain.

Después del éxito del bono Australiano, la tesorera del Banco Mundial, Arunma Oteh, declaró que el banco “continuará buscando formas de aprovechar las tecnologías emergentes para hacer que los mercados de capital sean más seguros y eficientes”.

Los sistemas de cadena de bloques declarados por el Banco Mundial ayudan a reducir el papeleo y los costos de manera significativa, agregando que los beneficios son “algo que puede ser extremadamente útil” en los próximos años. Sin embargo, llamó la atención sobre el enfoque cauteloso del banco hacia los últimos desarrollos de tecnología fintech, en particular aquellos que ayudan a sus clientes a tomar “grandes ventajas” de las crecientes innovaciones.

Según Kim, el objetivo del banco para el 2020 es desarrollar una infraestructura de servicios financieros sólida que promueva la inclusión global independientemente de los estratos económicos, lo que, en su opinión, “no sucederá” a menos que el grupo se involucre considerablemente con el mundo de la tecnología.

En 2018, el banco estableció un laboratorio de la Blockchain para liderar proyectos de tecnología de contabilidad distribuida en proyectos de innovación, investigación y fondos destinados a mejorar la gobernabilidad, las finanzas y las economías sociales.