This post is also available in: enEnglish

No todas las cosas buenas duran, y el Wall Street Journal descubrió esto por las malas. La compañía lanzó recientemente una criptomoneda, la vendió a los inversionistas y eliminó la idea antes de que los posibles inversionistas pudieran ingresar.

Denominado como WSJCoin, Steven Russolillo dirigió el proyecto de la moneda digital. Si bien el responsable no pudo lanzar la moneda antes de que el jefe de ética de WSJ cerrara el proyecto, logró pagar su factura de cerveza en Japón utilizando las criptomonedas.

Burlándose del Mundo Criptográfico

Desde el boom en diciembre del 2017, cuando la capitalización de mercado para todas las criptomonedas superó los $800 mil millones, los inversionistas aficionados han perdido colectivamente más de $583 mil millones al salir del mercado criptografico. La criptomoneda actualmente está valuada en $217 mil millones, y nadie sabe cuándo volverán a ingresar $600 mil millones a las criptomonedas.

El documental WSJCoin sigue a Russolillo en sus viajes a Tokio, un país que ha adoptado las criptomonedas desde una perspectiva reguladora y cultural.

Primero, Russolillo conoció a la banda de J-pop “Virtual Currency Girls”, un conjunto de chicas que canta sobre las criptomonedas y tiene miembros apodados después del bitcoin, ether y ripple, entre otros. Luego se le presenta a un joven de 21 años que abandonó la universidad para enfocarse en expandir sus instalaciones mineras de Bitcoins.

Más tarde, Russolillo se encuentra con el desarrollador Makoto Takemiya, y el dúo lanza la WSJCoin. La moneda se basó en una cadena de bloques pública llamada Iroha, una iniciativa de Hyperledger, propiedad de IBM. El viaje del periodista continúa incluyendo el pago de dos cervezas con dos monedas, así como el hablar con el Presidente de DMM Bitcoin, Hitoshi Taguchi, sobre la importancia de crear sistemas de pago criptográfico.

La decisión de Russolillo de limitar el suministro de monedas a 8.400 millones, similar a otras criptomonedas, fue apoyada por Takemiya y el desarrollador también ayudó a reducir la divisibilidad de la moneda a dos, a diferencia de las ocho del Bitcoin.

Las Cosas se Vuelven Físicas y Éticas

En el documental, Russolillo luego se dirige a Hong Kong acompañado de los impresos de WSJCoins para presentar la idea en la conferencia tecnológica anual de The Wall Street Journal. Asistieron la CEO de Bitpesa, Elizabeth Rossiello, y el ex director de tecnología de Ripple, Stefan Thomas, a quien instantáneamente le gustó la idea de tener una criptomoneda basada en el periodismo. Desde que se convirtió en digital, el negocio del periodismo ha estado luchando, y un sistema de ingresos viable ha estado ausente.

A pesar del éxito de la moneda hasta este momento, el documental y WSJCoin se enfrentaron a su final cuando Neal Lipschutz, quien supervisa Ética y Estándares en el Wall Street Journal, le dijo a Russolilio:

“No estamos en el negocio de entrar en el mundo criptográfico. Estamos aquí para reportarlo y explicarlo, así como informamos a los bancos que no salimos y creamos un banco. No vamos a crear una moneda .”

Si bien el esfuerzo no dio lugar a que se creara otra criptomoneda para el mundo, el documental fue una versión alegre de la simplicidad de crear un token y lanzarlo a inversionistas serios con tan solo una idea.